Hamburguesa Casera de Cerdo con Salsa de Mostaza



Para la receta de hoy utilizaremos como base carne de cerdo ibérico (la carne blanca española), buscando una alternativa a la carne de ternera. La carne de cerdo, a pesar de su mala prensa, nos aporta un alto contenido en proteínas necesarias en el crecimiento y el desarrollo de los huesos en niños, vitaminas del Grupo B y diversos minerales.

Además es una carne que ocupa un lugar destacado en nuestra alimentación por la gran tradición gastronómica que tiene en nuestro país, así que ¿Por qué no preparar una deliciosa hamburguesa con esta carne?

¿Te atreves?

Vamos a acompañarla con una salsa de mostaza antigua. Existen diferentes tipos de mostaza en el mercado (mostaza inglesa, americana, dulce, mostaza de Dijon, alemana, negra, picante incluso el conocido wassabi japonés está hecho a partir de un rábano picante de la familia de la mostaza wasabia japónica).

Para elaborar estas Hamburguesas Caseras de Cerdo utilizaremos mostaza a la antigua. De origen francés y elaborada a partir de semillas de mostaza enteras, vinagre, sal y ácido cítrico.

Su textura granulada, pero suave, con una intensidad de sabor medio, la hace ideal para acompañar una hamburguesa.

Ingredientes

  • 600 gr de Carne recién picada de Cerdo ibérico
  • 1 cucharadita de cebolla en polvo
  • 1/3 cucharadita de sal
  • 1/4 de tallo de Apio
  • 1 cucharadita de perejil fresco
  • 1/4 de calabacín
  • 1 tomate
  • 1/2 cebolla
  • 8 lonchas de queso cheddar
  • 1 puñado de hojas de espinacas frescas
  • Mostaza antigua
  • 4 panecillos

Preparación

En primer lugar picamos en juliana el apio, el calabacín y reservamos.
Picamos el perejil y reservamos junto a las verduras.

En un bol grande, mezclamos la carne picada de cerdo, la cebolla en polvo, el apio, el calabacín y el perejil hasta que se combinen bien. No
hay que presar demasiado, para que la carne no se quede dura.

Nota: Si no vamos a hacer inmediatamente las hamburguesas, podemos tapar el bol con film transparente y dejamos reposar la carne en el frigorífico.

Dividimos la carne en cuatro porciones y formamos las tortas, sin presionar demasiado y dándoles un grosor uniforme. Usando el dedo pulgar hacemos un hoyuelo en el centro de la hamburguesa, con esto conseguiremos que no se abombe ni encoja.
Suavizamos las grietas con los dedos, manteniendo la forma plana de la hamburguesa mientras se cocina.

Precalentamos la plancha a fuego alto y cuando haya cogido la temperatura adecuada lo bajamos a fuego medio.

Añadimos las hamburguesas y las cocinamos hasta que se forme una corteza en la parte inferior, unos
2-3 minutos y le damos la vuelta, agregamos dos lonchas de queso a cada torta, y cocinamos por el otro lado otros 2-3 minutos para que la carne este en su punto.

Retiramos las hamburguesas con una pala para fritos metálica y las trasladamos a un plato.

Las dejamos reposar durante unos minutos y luego las añadimos a los panecillos.

Decoramos las hamburguesas con las hojas de espinas, tomate, cebolla y mostaza antigua y las servimos inmediatamente, con una guarnición de Patatas caseras de Lujo.



En nuestro caso la hemos acompañado de una buena Straffe Hendrik triple rubia, cerveza belga con extraordinarios sabores de malta y lúpulo, con alto contenido alcohólico y son ricas en sabores y gustos.



¿Qué os parece la receta?

Podéis darme vuestra opinión en la sección de comentarios.