Receta de Salsa de tomate casera con berenjena y queso



Ingredientes

  • 2 kg de tomate maduro tipo pera
  • 1 berenjena
  • 1 cebolla grande
  • 1 diente de ajo
  • 250 gr de queso edam
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de perejil
  • 1 cucharada de sal
  • 2 cucharadas de azúcar

Preparación

Para realizar esta receta de Tomate Casero, lo primero que vamos a hacer es lavar y secar bien los tomates y la berenjena, no los pelamos.
Introducimos la cebolla en cuartos, el ajo, la berenjena sin pelar en cuartos, el queso partido en dados junto al aceite en el vaso de la Thermomix y programamos 10 segundos velocidad 4 para trocearlo.

Sofreímos la cebolla, el ajo y la berenjena programando la Thermomix a temperatura Varoma durante 12 minutos y velocidad 1.

Agregamos el perejil, los tomates en cuartos, la sal y el azúcar y programamos la Thermomix 25 minutos a temperatura Varoma y velocidad 1. Para que no salpique colocamos sobre la tapa el cestillo.

Una vez haya finalizado el tiempo, añadimos el queso y programamos la Thermomix a temperatura Varoma durante 10 minutos y velocidad 3, manteniendo sobre la tapa el cestillo.

Dependiendo del tipo de tomates que usemos y del estado de madurez en el que se encuentren, puede quedar más o menos espesa la salsa, en el caso de que este muy líquida se puede repetir el último paso para que reduzca más.

En el caso de no disponer de Thermomix, cortamos en juliana la cebolla y la berenjena.

Ponemos en una cazuela profunda un poco de aceite de oliva a fuego medio. Echamos el diente de ajo picado y cuando veamos que tiene un ligero color dorado, añadimos la cebolla y la berenjena.

Rehogamos todo hasta que la cebolla este dorada y añadimos el tomate troceado, la berenjena, la sal, el azúcar y el perejil, bajamos a fuego lento y vamos removiendo de vez en cuando, durante una hora.

Trascurrida la hora pasamos por el pasapurés la salsa y la volvemos a poner fuego lento, añadiendo el queso, durante otra hora más. Removiendo de vez en cuando y teniendo cuidado de que no se pegue.

Una vez pasada esta segunda hora ya tendríamos nuestra salsa de tomate casera lista para envasar.

Habéis visto que receta tan sencilla ¿estáis dispuestos a probarlas?

Podéis decirme los resultados en la parte de comentarios.